miércoles, 6 de mayo de 2015

Batallas con Ejércitos de Fantasía



Juego: DBMF
Temática: Medieval fantástico
Escala: 28mm
Fecha: 05/05/12
Jugadores:
Enanos: Pepo.
Elfos Oscuros: Burt Minorrot
Árbitro: Strategus Maximus.
Lugar: Tirant Lo Dau

Hoy toca hablar de un juego que me gustaría volver a usar. El DBMF

Siempre me ha gustado tocar reglamentos nuevos, ya que algunos de los que conozco, en especial los “demasiado” comerciales, no cuidan bien el reglamento, ya que el “ansia” del fabricante del juego siempre es vender miniaturas. Y parece que encontramos en su día, un sustituto para Warhammer Fantasy Battles.

Este juego es una variación realizada hace unos años, sobre el juego DBMM, sobre el que sin modificar el reglamento de este juego, se han adaptado ejércitos de Medieval Fantástico. El reglamento podéis encontrarlo en http://hastur.net/wiki/DBMF.

E sea, para los que tengamos ejércitos de juegos como el muy extendido en su época y actualmente ya no de capa caída, sino incluso enterrado por el propio fabricante, que fue Warhammer Fantasy Battle. Por lo que con mucho menos de la mitad del ejercito necesario para una partida de la última versión de WHFB (posiblemente incluso sólo con una tercera parte ya sea necesario), podemos hacer batallas completas, con más realismo y con mayor maniobrabilidad, que con el juego original de las minis.

Pero empecemos explicando un poco la partida.

Como toma de contacto, de utilizó la versión DMBF 100, por lo que los ejércitos eran muy pequeños, casi una escaramuza medieval. En esta ocasión la partida fue a 240 puntos.

Al principio la batalla fue algo lenta, ya que tanto mi contrincante, Pepo, como yo mismo, habíamos jugado poco a DBMM, por lo que Strategus Maximus al hacer de árbitro y explicar el porque de las cosas, hizo quela partida fuese poco a poco cogiendo más velocidad.

Cada uno de los ejércitos contaba con tres mandos. Los Enanos contaban con un mando de Guerreros del Clan en el centro, apoyados por Ballesteros y Hostigadores. En el flanco derecho Enano, enfrentados a la caballería, estaba el C-in-C y su escolta de Elite de Martilladores y Mineros, finalmente, en el otro extremo del campo de batalla, un mando de Matadores enfrentados a los Lanceros Elfos.



Lo cierto es que para poder probar el reglamento, no nos importó usar miniaturas sin pintar.

Los Elfos Oscuros, tenían un mando de caballería pesada, con varias unidades de Gélidos y un carro en el flanco izquierdo del campo de batalla. En el centro había un pequeño mando de élite,  su guardia de Verdugos y Guardia Negra, mientras que en mi flanco derecho  tenía a un mando regular y la tropa formada por Lanceros y Ballesteros.

Una vez me refrescaron el reglamento y se lo explicaron a mi contrincante, que este si que no había jugado nunca a DBMM, los primeros turnos fueron muy rápidos, por lo que enseguida las unidades se enfrentaron en arduo combate; era cuestión de tomar contacto con el reglamento y no estar por cosas raras ni lentas.

Mientras los Martilladores maniobraban para hacer frente a una caballería ligera de Jinetes Oscuros, los Mineros se adelantan para enfrentarse a la Caballería Gélida de los Elfos. Y si, he dicho “maniobrar”. Es la gran ventaja de este juego, cuando lo aplicas con miniaturas de Fantasy. Es cuando se empieza a ver que prácticamente cualquier unidad, bien movida tácticamente, puede ser tan peligrosa como otras más “cañeras”.
Mientras en el centro del campo de batalla, decido cargar con un elementos de Caballería pesada, contra los hostigadores enanos, por lo que consigo que estos retrocedan.

Mi contrincante, ante el avance de mis lanceros por mi flanco derecho, decide maniobrar a sus enanos matadores para hacerles frente, pero se percata que las tropas irregulares e impetuosas son muy difíciles de controlar, en especial en este tipo de maniobras.

El centro empieza a prepararse para el choque que decidirá la batalla.



Mi contrincante lanza a sus enanos mineros contra los Gélidos, mientras un elemento de Enanos queda algo retrasado para cubrir huecos en caso de que la carga falle.

Aunque aparentemente esto no debe de preocupar a mis jinetes, creo que no las tengo todas conmigo. 

Los ballesteros enanos, gracias que pueden atacar a distancia, merman mis unidades de lanceros, por lo que mi Mando en jefe los ataca directamente. 
Gracias al ataque cuerpo a cuerpo de mimando contra los ballesteros enanos, estos caen rápidamente. Ante la persecución de las unidades diezmadas, se enfrentan contra los Guerreros del Clan que había detrás. Los Gélidos también hacen su trabajo, pasando por encima de los ballesteros y terminando con una carga contra Mineros, que terminan desbandados y fuera del campo de batalla.

En mi flanco derecho, mis Lanceros y los Matadores enanos se enfrentan en un brutal combate cuerpo a cuerpo y no hay un ganador definido. En el centro los Elfos Oscuros hemos roto sus filas, aunque las unidades de Guerreros del Clan enanos, son los únicos que aguantan frente a las tropas de élite de los Elfos Oscuros, y mis Gélidos avanzan tranquilos por el hueco dejado por la desbandada de los Mineros.

Cuando el Comandante Enanos se da cuenta de la precaria situación del centro del campo de batalla, envía parte de sus Martilladores ha hacer frente a los Gélidos, mientras el resto de Martilladores mantienen ocupados a los Jinetes Oscuros de mi flanco izquierdo.

Aunque mi contrincante mueve muy sabiamente las unidades de los enanos Martilladores que le quedan, ya era tarde, por lo que su ejército poco a poco va perdiendo moral y finalmente queda roto y las unidades que le quedan huyen del campo de batalla.

Aunque gané la partida, debo decir que fue más un encuentro de hacer pruebas para ver que pasa y como reacciona el reglamento ante todas las situaciones posibles.

Una agradable tarde de batalla.

Saludos.
Burt Minorrot.

Imágenes: Todas las imágenes han sido cedidas por VIIII Legión.
 








1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...