jueves, 30 de agosto de 2012

Batalla Battleground Norte de África, Alemanes Vs Australianos

Juego: Battleground.
Temática: 2ª Guerra Mundial.
Escala 20mm.
Fecha: 23/07/11
Lugar: Tirant Lo Dau 
Jugadores: Hino, Dae, Sergi y Salva

En esta ocasión, se planteó un nuevo escenario aleatorio para enfrentarnos dos jugadores, uno con los alemanes y yo con mis británicos. En esta ocasión, con Veteranos Australianos de las guerras de oriente medio desde el 36.

Ante el avance de la 15ª División Panzergranadier los británicos enfrenta a los sustitutos de la también veterana 7ª división Blindada, con la 9º División Australiana y la 2º División Blindada, esta última sin experiencia en el combate.

La batalla se presenta en una zona despoblada, en la que anteriormente, en combates entre los italianos y los ingleses, se encargaron de que no quedaran nativos por la zona.



Pero la zona es de interés estratégico, ya que la pequeña granja que queda en pie, al norte de la zona, cerca de un pequeño puesto de vigilancia italiano en el centro, es primordial para convertirlo en centro de avituallamiento, tanto para el avance alemán, como para que los ingleses puedan tener un punto firme desde el que poder ofrecer resistencia al arrollador empuje germano.



Lo importante es poder tomar el mayor número de puntos estratégicos, para poder convertir la zona en un punto neurálgico de aprovisionamiento. Por ello tanto un bando como el otro tienen como interés el dominar La granja abandonada del Norte, La granja en ruinas del Noroeste, El puesto de vigilancia en el centro, el Sidi en el Sur y en pequeño pueblo abandonado en el Sureste.

Al iniciarse los movimientos tácticos, los alemanes que vienen desde el Este, caracterizados por su velocidad, consiguen llegar hasta el Sidi que hay en el Sur.



Estas unidades de panzergrenadier, con un cañón AT Pak-36, tienen que parapetarse tras el sidi, ante la amenaza de bombardeo de mortero australiano. Y un pequeño pelotón de Panzer III se colocan tras un pequeño montículo, para no ser impactados por los Honey que hay delante de ellos.



Por otro lado, otra escuadra de Panzergrenadier con otro Pak-36, consiguen llegar al puesto de vigilancia, pero es rápidamente interceptado por los tanques de la caballería ligera australiana.


Mientras tanto, los Panzer III de apoyo, se parapetan tras unas rocas, que les permite disparar, ya que estas cubren casi en su totalidad el cuerpo del tanque, dejando la torreta por encima de ellas.



Mientras, el avance alemán del norte compuesto por otra escuadra de Panzer grenadiers y dos Panzer II, sufren el acoso de los tanques británicos, por lo que la infantería debe retroceder, ante la destrucción de su vehículo.





Mientras, un vehículo AT australiano Portee de 2Lb, montado sobre un camión, no da tregua a las unidades parapetadas tras el Sidi, aunque con poca efectividad, pero lo suficiente como para dejarlas atemorizadas tras el edificio.



Mientras tanto, los morteros británicos lanzan bombas tras el Sidi, con la esperanza de eliminar las unidades parapetadas en ella. Los modernos Honey asignados al regimiento de caballería australiana, atosigan a los protegidos Panzer III para petados tras las rocas.



Otra de las unidades de la caballería australiana, los Crusader II, son los que dan cuenta de la escuadra de Panzergrenadier que intentaban consolidarse en el puesto de vigilancia italiano.



Evidentenmente, y caracterizados por la “pasividad” de esa época, los británicos no avanzan y pretenden hacer frente a los alemanes desde lejos, aun sabiendo que su armamento es muy superior a la británica a distancia.

Mientras tanto, uno de los Pak-36 alemanes da cuenta de uno de los Honey ubicados más al norte, de un segundo pelotón, mientras que la escuadra de infantería que lo ha traído, inician su retirada, ante el constante ataque del primer pelotón de Honey.



Ante la amenaza del Pak-36 que está en el centro del campo de batalla, el Honey del segundo pelotón opta por posicionarse tras la montaña que lo protege del ataque.



Mientras, los Matilda II se quedan estáticos, ante el avance de los Panzer II del Norte.



Pero apoyando el avance de la infantería australiana, que llegan en su camión hasta las afuera de la granja.



Evidentemente estos estaban vendidos ante los Panzer II, con su autocañón y su ametralladora, muy indicados contra infantería, ya que los Matilda, que deberían estar delante ante la insignificante amenaza de estos, protegiendo a la infantería. Por muy veteranos que sean, ante una mole metálica que escupe balas a mansalva, como que lo mejor es poner pies empolvorosa.



Y los Matilda, lo único que hacen es, mover la torreta!!



Al final, los Panzer II, ya bien afincados en la granja, se ubican de la siguiente forma.



Por lo que los Matilda no los pueden disparar en condiciones, ya que uno está tras una de las casas de la granja, y el otro protegido por el camión de la infantería australiana, por lo que el tiro no es nítido.

Los alemanes detrás del Sidi están atemorizados y cuerpo a tierra, tras el insistente bombardeo de morteros. Pero el cañón Pak-36 consigue avanzar, ante un 2Lb en portee, con muy mala puntería. Aunque al final consigue, como mínimo, inmovilizar al semioruga.



En vista que la situación está en un punto muerto, el primer pelotón de los Honey se lanzan al asalto contra los Panzer III, pero no consiguen impactar, por lo que quedan en una posición demasiado comprometida.



Mientras, el pelotón de Crusader II, aun habiendo perdido un tanque por el camino, consiguen llegar al puesto de vigilancia italiano, aun frente a la insistencia del Pak-36.





Al final de la jornada, los alemanes sólo tenían afianzada la posición de la granja en ruinas, comprometida junto con los australianos la granja abandonad y el sidi, mientras que los australianos tenían afianzadas la posición de la pequeña población y el puesto de vigilancia italiano. Dos a uno, triunfo muy marginal británico.

Mi valoración es que en el frente sur de la contienda, el porté y los dos Honey consiguen frenar el avance alemán, pero a costa de perder la posición del Sidi. Al estar bien parapetados detrás del edificio, los morteros sólo pueden hacer tiros sin línea de visión, por lo que constantemente se desvían los disparos y sólo conseguíamos dejar acobardados a las unidades que estaban allí, al final, con el movimiento del semioruga que arrastra al Pak-36. Por lo que el ataque final de los Honey, consiguen estar a menos de 5 pulgadas del mismo, por lo que deja la posición comprometida para ambos bandos y no se puede asignar punto a ninguno de ellos. Muy bien por los alemanes, mal por los británicos. Aunque al final le salió algo mejor de lo pensado, porque no se llevo nadie el punto.

En el centro de la batalla, los alemanes lo pierden desde el primer momento, el cañón de 37mm alemán, que podía haber avanzado y colocado en mejor posición, afortunadamente para los británicos se quedó parapetado tras una montaña. Los británicos en este caso hicieron bien de esperar en último momento para avanzar y consolidar el punto del centro.

En el lado norte… mejor no comentarlo, ya que los Matilda II, con su gran chapa frontal, podía haber apoyado el avance de la infantería y colisionado incluso contra los ligeros Panzer II de reconocimiento si hubiese hecho falta (que si que hizo falta). Se quedaron quietos prácticamente toda la partida, aun hoy sin entender a que esperaron. Afortunadamente se quedaron a menos de 5 pulgadas desde el principio de la partida, por lo que al entrar los Panzer II, consiguieron quitar el punto a los británicos, aunque tampoco se lo llevaron ellos.

En definitiva, los alemanes realizaron un avance inicial correcto, los británicos se quedaron esperando a ver si los alemanes se cansaban y se marchaban (muy típico de los británicos), aunque a los alemanes se les fue un poco la partida cuando los británicos, con los Honey, eliminaron a su infantería, aunque retomaron el ritmo con los blindados. Cosa que los británicos no supieron aprovechar, ni con los morteros, machacando una posición perdida y no defendiendo la central, ya que el Pak-36 podría haber sido eliminado con los morteros.

Lo dicho una buena tarde de diversión y de fallos y aciertos por ambos bandos, aunque unos con más fallos y malas tiradas de dados que el otro.

Burt Minorrot

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...