lunes, 28 de diciembre de 2015

Star Wars Armada. Manaan, una batalla con el mar de fondo.



Manaan es un planeta acuático hogar de los nativos selkath y quizá muy famoso por su principal producto de exportación: kolto.

Juego: Star Wars Armada
Temática: Ci-Fi
Escala: ---
Fecha: 20/12/2015
Jugadores:
Rebelión: Strategus Maximus
Imperio: Burt Minorrot


En la órbita de Manaan se han encontrado dos flotas. Por un lado la flota rebelde, con la intención de buscar un nuevo asentamiento lejos de la mirada del Imperio, y por el otro un destructor  Imperial, en modo patrulla, que se ha encontrado con la pequeña avanzadilla rebelde, y su Capitán a tomado la decisión de entablar combate.

El destructor Imperial rápidamente despliega sus cazas para  protegerse, destruir a los cazas rebeldes y para  que los bombarderos ataquen a sus navíos grandes, en un ataque casi frontal.
 



Los rebeldes, que hacen lo mismo, no pierden compás e inician el avance para entablar contacto con el destructor.


 
 
 
 



En previsión de que los cazas rebeldes no eliminen demasiado rápido a sus cazas, el Capitán imperial realiza una maniobra un tanto arriesgada con el destructor, con la esperanza de poder dividir en dos la fuerza rebelde y permitir que sus cazas tengan el factor sorpresa, ya que aparecerán en bloque desde detrás de la nave capitana.





Inicialmente la maniobra confunde al mando Rebelde, lo que les obliga a su flota unos a ir a la derecha y otros a la izquierda.





Pero no pierden la oportunidad de disparar contra el destructor. Bien, de momento los cazas no sufrirán bajas hasta que estén más cerca.





Los cazas, tras la primera andanada que recibe el destructor, se lanzan ávidos de sangre contra las naves rebeldes. Y sus cazas deben acercarse a liberarlos del enjambre de Ties.





Eso por un lado, y por el otro, los cazas frenando a los bombarderos Rebeldes.


 
 



Esta maniobra tan agresiva del Capitán imperial, obliga a las naves Rebeldes a realizar unas evolventes mucho más amplias, para no quedar pillados en fuegos cruzados.


 



Pero el combate empieza a decantarse a favor de los rebeldes, por lo que el Destructor empieza a coger muchos daños estructurales de consideración. Deberá acercarse a la base de reparaciones.


 Mientras, los combates de cazas es encarnizada.






Los daños Imperiales son rápidos y contundentes, aunque los daños rebeldes, aunque aguantan se prevé sea como un  juego de Domino, que tras caer uno, irá todo detrás de forma muy rápida.





Al final el Destructor Imperial llega a la estación espacial donde inician las reparaciones.





La Corveta y el crucero Rebelde se encamina hacia la estación, en espera de poder pillar desprevenida al Destructor.


 



Mienras, los caza Imperiales dan buena cuenta de los Rebeldes, no si el sacrificio de valientes pilotos.







Estos inician una danza macabra contra las naves rebeldes, evitando que el Destructor pueda sucumbir en este nuevo ataque.





Pero evidentemente esto les pasa factura.





Al final de la partida, los cazas han conseguido frenar el avance del crucero y la corveta rebelde, el Destructor ha podido recuperar algo todos sus escudos y a los rebeldes no les queda ningún caza activo y sus naves están seriamente tocadas, por lo que deben retirarse y buscar otro planeta donde establecer su nueva base.


 


Una muy buena partida, unas risas y, ante una maniobra suicida y extraña, un jugar en equipo por parte de las fuerzas Imperiales ha evitado un desastre muy previsible.

Saludos.
Burt.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...